Enfermedades Comunes de la Piel de los Gatos

spanish translation skin problems

Enfermedades cutáneas felinas más comunes

Enfermedades comunes de la piel de los gatos – Signos generales de salud:Las dermatopatías, o enfermedades de la piel, son relativamente frecuentes en los gatos. Según los estudios, entre el 6% y el 15% de los pacientes felinos tienen al menos una dermatopatía, y muchos gatos tienen muchas. Por ejemplo, en un estudio reciente se descubrió que el 22% de los gatos que acudían al Servicio de Dermatología Animal de la Universidad de Cornell tenían indicios de dos dermatopatías distintas, y el 6% tenía indicios de tres dermatopatías distintas.

 

La sarna es una expresión que hace referencia a un grupo de enfermedades de la piel que se caracterizan por un pelaje y una piel poco saludables. La sarna está causada por varios ectoparásitos comunes conocidos como ácaros, que se encuentran con mayor frecuencia en los perros domésticos. Algunos tipos de estos ácaros forman parte natural del entorno de su mascota, mientras que otros no. Gravitan hacia la piel y los folículos pilosos. Sin embargo, todos los ácaros, si se reproducen en exceso, pueden causar graves enfermedades de la piel si no se tratan. Como los ácaros son Acari (una categoría de arácnidos), la palabra “acariasis” se utiliza ocasionalmente para referirse a las infestaciones de ácaros.

spanish translation skin problems

Las pulgas pueden ser muy irritantes para su mascota y pueden provocar problemas cutáneos irritantes en los gatos. La pulga del gato es la plaga más frecuente en los gatos, aunque las pulgas del conejo y del erizo también pueden causar dificultades a su compañero felino. En ocasiones, los gatos pueden ser alérgicos a la saliva de las pulgas y desarrollar una dermatitis alérgica a las pulgas (DAP).

Presentación de diapositivas: Problemas de piel en los gatos

Los mejores veterinarios y expertos en animales de compañía del país comparten más de 1.000 soluciones útiles para tratar las dolencias más comunes de las mascotas, como alergias, mal aliento, ácaros del oído, pulgas, picores en la piel, problemas en las patas, molestias por la dentición, ojos llorosos y heridas, en este libro práctico y divertido. Sin embargo, mucho más que una guía sobre los problemas físicos y emocionales de las mascotas, el doctor boo y los mejores veterinarios y expertos en mascotas del país ofrecen más de 1.000 consejos prácticos para tratar los problemas comunes de las mascotas, las enfermedades felinas, incluyendo alergias, mal aliento, ácaros del oído, pulgas, picazón en la piel, problemas en las patas, dolor de la dentición, ojos llorosos y heridas.

spanish translation skin problems

La demodicosis, o sarna demodéctica, es una infección bacteriana de la piel que afecta a los gatos. Está causada por numerosas especies de ácaros Demodex que son invisibles a simple vista. Los ácaros Demodex se encuentran con frecuencia en la piel de los mamíferos. y no suelen ser indicativos de una condición anormal. Cuando el sistema inmunitario está debilitado por el estrés o una enfermedad, o cuando el cuerpo produce cantidades excesivas de grasa u hormonas, la población de Demodex puede ser excesiva, lo que provoca problemas en la piel y el pelo. Cuando la población de ácaros en los folículos pilosos de un gato es excesiva, pueden producirse llagas en la piel, anomalías genéticas, disfunción del sistema inmunitario y pérdida de pelo (alopecia).

Los gatos, al igual que los humanos, pueden tener reacciones alérgicas a una gran variedad de elementos. La reacción se produce cuando el sistema inmunitario del gato produce anticuerpos en respuesta al alérgeno, lo que provoca inflamación, picor y otros problemas cutáneos en los gatos. Entre las alergias más comunes en los gatos se encuentran las siguientes
Alérgenos inhalados, como el moho, el polen y el polvo doméstico. Los insectos. La dermatitis de contacto es una afección causada por los irritantes que entran en contacto con la piel de su gato. Entre ellos se encuentran los jabones y las fragancias, los aerosoles para el hogar o el jardín, los productos químicos, las plumas y la lana, así como algunos collares antipulgas.

A diferencia de los perros, que tienden a arañar las irritaciones de la piel, los gatos las lamen. Esto no difiere de los hábitos típicos de acicalamiento. Lo mejor sería que estuvieras atento a los siguientes indicadores.
Esté atento también a los siguientes indicadores de enfermedades de la piel del gato:

Peinado más frecuente de lo habitual, especialmente en un solo lugar
Alteraciones de la conducta, por ejemplo, comportamiento ansioso o aterrorizado
Contracciones de los músculos superficiales del lomo
Evitar las miradas
Intentar evitar la atención

Enfermedades felinas comunes – Afecciones de la piel del gato

En los gatos, los raspados de piel se utilizan para detectar y diagnosticar la sarna demodéctica. Las muestras de pelo también pueden ayudar a identificar el ácaro que causa la enfermedad. Un análisis de orina puede descartar otras causas probables del problema cutáneo, sobre todo las causadas por un problema metabólico en su gato. La sarna o las alergias pueden considerarse diagnósticos alternativos.

Aunque la idea de que unos pequeños insectos succionen la sangre de su gato puede hacer que se retuerza, las pulgas son un problema muy extendido. Puede localizarlas o sus excrementos en el pelaje del gato, especialmente en las zonas de pelaje pálido. Además, el rascado frecuente, las llagas en la piel con costras y el adelgazamiento del pelo por encima de la base de la cola son indicadores de una infestación de pulgas. Las pulgas deben tratarse no sólo en su gato, sino también en sus muebles, ropa de cama y alfombras.

Mientras se sienta en el sofá para abrazar a su gato, ve manchas de pelaje perdido o piel escamosa. ¿Podría su gato padecer sarna? Aunque esta enfermedad es menos frecuente en los gatos que en los perros, su gato corre más riesgo si pasa mucho tiempo en el exterior. Los gatos pueden contraer tres variedades distintas de sarna, que dan lugar a síntomas ligeramente variados. A continuación le indicamos qué debe comprobar y cómo proceder si cree que su gato puede tener sarna.

Los ácaros se clasifican en dos grandes grupos que pueden infestar a su mascota. Las especies de Sarcoptes excavan en la piel, mientras que las de Demodex viven en los folículos pilosos. Dermatitis sarcóptica
La sarna sarcóptica, conocida coloquialmente como “sarna del perro”, es una infección causada por el ácaro Sarcoptes scabei. Se trata de un ácaro microscópico de forma ovalada y coloración viva. Se propagan rápidamente entre los huéspedes. El Sarcoptes caninus también puede infestar a los gatos, cerdos, caballos, ovejas y otras especies. Pican cuando escarban en la piel. La pérdida de pelo y la formación de costras se observan con frecuencia primero en los codos y las orejas.

Afecciones de la piel del gato: Signos y posibles causas

Los ácaros causan la sarna, pero el tipo de parásito que se ha instalado en el pelaje de su gato determina la gravedad de la dolencia. Sarna demodécica (ácaros Demodex cati).
La sarna demodécica se caracteriza por la pérdida de pelo y la aparición de manchas escamosas en la piel. La sarna demodécica está causada por ácaros con forma de cigarro que sobreviven en diversas especies de mamíferos sin causar la enfermedad. Esto indica que la enfermedad no es contagiosa. Sin embargo, si su gato es joven o tiene un sistema inmunitario comprometido, la población de ácaros Demodex cati puede descontrolarse rápidamente, dando lugar a la sarna demodésica.

El Sarcoptes scabiei, más comúnmente conocido como el ácaro de la sarna, puede contagiarse a través del contacto con una mascota (como un perro de compañía) o entre personas. Sin embargo, la transmisión de persona a persona de los ácaros de la sarna es más frecuente y requiere un contacto directo y sostenido con la piel de alguien que tenga sarna, nombre de la enfermedad cutánea causada por el Sarcoptes scabiei. Esto significa que, aunque la sarna no se limita a ninguna región geográfica, raza o clase social, florece en situaciones de aglomeración caracterizadas por un estrecho contacto físico. Por ello, es especialmente frecuente en residencias de ancianos, centros de asistencia y centros penitenciarios.

Las pulgas, las garrapatas y los ácaros son enfermedades felinas con parásitos cutáneos comunes en los gatos. Pueden provocar picor, irritación y llagas en la piel y pérdida de pelo. En situaciones difíciles, las infecciones por pulgas pueden provocar anemia en los gatitos, lo que puede ser mortal. Las pulgas también pueden desencadenar una reacción alérgica en los gatos, denominada dermatitis alérgica a las pulgas (DAP). La mayoría de los trastornos parasitarios de la piel de los gatos pueden tratarse rápidamente, mientras que algunos pueden requerir un tratamiento a largo plazo.

Preguntas que le hará el veterinario sobre el estado de la piel de su gato

La piel de un gato funciona como una barrera entre el interior del cuerpo y el mundo exterior. Esta barrera puede resultar dañada cuando un gato tiene una afección cutánea. Esto compromete las defensas del cuerpo y a menudo resulta en un malestar significativo. Dado que la piel del gato es uno de los pocos órganos visibles a simple vista, las enfermedades de la piel en los gatos son fáciles de detectar. Sin embargo, como hay cientos de causas posibles de enfermedades de la piel en los gatos, la única manera de estar seguro es llevar a su gato al veterinario.

Aunque la sarna es poco frecuente en los gatos, puede limitar aún más el riesgo de que su gato contraiga ácaros manteniéndolo en el interior. Si su gato ya muestra signos de sarna o sospecha que puede tener otro problema cutáneo, consulte a su veterinario.

Incluso si requiere una visita al veterinario para detectar alergias o trastornos de la piel y enfermedades felinas en general, un gel o una crema pueden ayudar a aliviar la irritación. Incluso es más fácil rociar una infusión fuerte de manzanilla directamente sobre la zona sensible, que puede relajar la piel del mismo modo que alivia nuestros nervios. Si puedes convencer a tu gato de que se bañe, la avena es una excelente opción (y no es tóxica cuando flota en el agua). Además, un paño caliente para abrazarlo puede ayudar a aliviar el picor asociado a la caspa. Los gatos no necesitan baños frecuentes porque se acicalan de forma natural.

Las personas que observen signos similares a la sarna en sus animales deben consultar a un médico para el diagnóstico y el tratamiento y llevar a sus caninos afectados al veterinario. La sarna sarcóptica es el tipo más común de sarna que se desarrolla en personas expuestas a perros infectados. Sin embargo, la sarna notódica también puede surgir debido al contacto con gatos enfermos, especialmente en niños y personas con sistemas inmunitarios comprometidos. Las infestaciones por ácaros en los seres humanos son transitorias, y los ácaros no penetran en la piel ni se reproducen. En consecuencia, cuando se trata a la mascota, los síntomas del propietario y del cuidador disminuyen.

Cómo prevenir las enfermedades felinas de la piel del gato

¿Su gato tiene la piel seca y un pelaje apagado, que puede ir acompañado de caspa, dermis escamosa y pérdida de pelo? La piel seca afecta a gatos de todas las edades y puede ser totalmente inofensiva debido a diversas fuentes externas. Sin embargo, puede estar asociada a una o más de las siguientes condiciones de salud interna:
Una señal de advertencia de enfermedades felinas más graves.

Una buena salud, en general, puede ayudar a prevenir algunas enfermedades. Mantener a su gato limpio, sin causar irritación en la piel, y con buena salud, ayudará a mantener una población saludable de ácaros Demodex. Además, no se aconseja criar gatos con sarna crónica generalizada, ya que la enfermedad puede ser hereditaria en algunas razas y puede transmitirse a la descendencia.

Si cree que su mascota puede tener sarna, programe un examen inmediato con su veterinario. Solicite a su veterinario un raspado de la piel para determinar la presencia y el tipo de ácaros y evaluar si debe actuar rápidamente para protegerse a sí mismo y a sus seres queridos de la infección. Además, debe consultar a su veterinario para descartar cualquier otra causa posible de los problemas cutáneos de su felino, así como cualquier trastorno subyacente que pueda haber comprometido su sistema inmunitario. Además de proporcionarle medicamentos para erradicar los ácaros y tratar los síntomas de su felino, su veterinario puede recomendarle una dieta especial para perros que le ayude a reforzar su sistema inmunitario.

Dado que la sarna sarcóptica y notoédrica es muy contagiosa, debe desechar la ropa de cama de su gato y lavarla en agua hirviendo y blanquear su ropa blanca y de vestir para erradicar cualquier resto de ácaros y evitar la reinfección. Además, puede ser necesario ofrecer tratamientos caseros específicos, como limpiar a su gato con champú antibacteriano y darle baños de cal y azufre. Algunos gatos requieren sedación para inducir una relajación suficiente para el baño y la terapia de inmersión. Su veterinario le aconsejará sobre la mejor manera de administrar los cuidados recomendados en casa.

Las alergias alimentarias son una causa más común de alergias y enfermedades de la piel en los gatos. Para descartar una alergia alimentaria, su veterinario puede realizar pruebas cutáneas y sanguíneas. También puede ser necesaria la administración de una dieta recetada o una dieta que contenga proteínas hidrolizadas. La dieta debe seguirse hasta que los síntomas remitan. A continuación, su veterinario reintroducirá elementos en la dieta de su gato para determinar qué alimento está causando la alergia. Por otra parte, algunos gatos pueden necesitar un cambio permanente a una comida casera o de prescripción, o pueden necesitar evitar ciertas marcas y tipos de comida.

1/4 de cucharadita de vinagre de sidra de manzana por 1 cucharadita de caldo de pollo (he oído que el zumo de atún también ayuda).
Combine los ingredientes en la comida húmeda del gato. Este procedimiento debe repetirse en cada comida hasta que los síntomas del gato mejoren (en pocos días).

El aceite de coco es beneficioso para las alergias de su gato tanto a nivel interno como externo. A nivel interno, las cualidades antioxidantes del aceite de coco ayudan a tratar los problemas de la piel y las alergias. Además, el aceite de coco ayuda al sistema digestivo del gato a absorber mejor la comida comercial para gatos. En cada comida, añada una cucharada pequeña. El aceite de coco es excelente contra los ácaros del oído, la sarna y los síntomas de la piel seca y con picores cuando se aplica externamente. Algunos padres de gatos incluso recomiendan el aceite de coco como tratamiento contra las pulgas.

Mantenga a su gato en un peso saludable

La artritis es una dolencia frecuente en los gatos senior y puede dificultar la vida diaria. El primer “remedio” es asegurarse de que mantienen un peso saludable y consumen una ración de comida nutritiva. Examine la lista de ingredientes de su comida húmeda o seca; si el primer elemento es a base de carne, todo está bien. Considera la posibilidad de cambiarla si contiene trigo o cereales (rellenos). El dolor puede aliviarse con una cataplasma caliente o con medicamentos. El aumento de la ingesta de vitamina C y E puede ayudar con las formas leves de artritis.

Si cree que los pies secos no tienen importancia, primero debe valorar el término científico “keratoderma plantare sulcatum” fonéticamente. Los pies secos son más que una cuestión estética; son un complicado sistema musculoesquelético que soporta todo el peso del cuerpo. Esto significa que carecen de la humedad necesaria para mantener su suavidad, flexibilidad y salud naturales.

La comida para gatos de Purina contiene todos los nutrientes que su gato necesita para mantenerse sano. La receta está pensada para ayudar a mantener un peso saludable en los gatos de pisos. Con menos calorías y una nutrición adecuada, es el alimento ideal para los gatos de apartamento que pueden no recibir suficiente actividad física. El alimento seco también puede ayudar a los gatos con bolas de pelo. La comida para gatos de Purina es tan deliciosa que atraerá incluso al gato más quisquilloso. Además, debido a la naturaleza seca de la fórmula, puede beneficiar a los gatos con estómagos sensibles.

Una de las causas principales de la sequedad de la piel de los gatos es la comida que ingieren. Según el Centro de Salud Felina de Cornell, los gatos necesitan una dieta equilibrada rica en ácidos grasos omega-3 y zinc para mantener una buena piel y un buen pelaje, por lo que la piel seca podría indicar un desequilibrio nutricional.

Controle los niveles de estrés de su gato

Notará un aumento de la piel seca y escamosa y de la pérdida de pelo cuando su mascota esté agitada. Los cambios en el entorno o en la rutina de su gato pueden causarle estrés, pero unos modestos ajustes también pueden ayudar a reducir esa tensión. Los felinos, al igual que las personas, se benefician de las fragancias calmantes y de la música, que reducen sus niveles de estrés. Por lo tanto, considere la posibilidad de impregnar su casa con el aroma de la lavanda y poner música clásica tranquila. ¡Está demostrado que funciona!

Nutrición del gato: ¿Qué hace que una comida para gatos sea nutritiva?

La alopecia es un término que se refiere al adelgazamiento o la pérdida total del pelo a nivel del folículo piloso. Cuando se pasa la palma de la mano por la zona de la alopecia, normalmente se siente suave debido al pelo normal que queda. La alopecia puede estar causada por prácticamente cualquier problema de la piel en los gatos, como alergias, infecciones, infestaciones parasitarias, deficiencias nutricionales, problemas endocrinos e incluso ciertos tumores malignos.

Dado que los problemas de piel seca en los perros pueden tener varias causas posibles, no es fácil señalar un único elemento que se pueda hacer para prevenirlos. Por ejemplo, una carencia nutricional puede provocar la sequedad de la piel. Por ello, asegúrese de que la alimentación de su perro es equilibrada y adecuada. Además, tenga en cuenta que las necesidades nutricionales de su perro pueden fluctuar cuando cambian las estaciones, lo que requiere un ajuste de la alimentación que le proporciona.

Una reacción alérgica a diversos parásitos (pulgas, garrapatas, etc.) es un organismo generalmente insalubre que sirve de señal de alarma para las enfermedades felinas y algunos trastornos de salud mental asociados a un estilo de vida inactivo. Afortunadamente, en el caso de las enfermedades felinas, no hay razón para temer, ya que es bastante improbable que se trate de algo más que una reacción a los cambios externos en el hábitat del gato, los hábitos de baño, o una desnutrición sin complicaciones o una reacción alérgica a un componente de la comida del gato. Antes de sospechar algo más grave, compruebe si se trata simplemente de un problema con la comida que está ingiriendo o de algo que puede resolverse complementando su dieta con nutrientes beneficiosos específicos.

Las alergias se manifiestan con mayor frecuencia mediante los siguientes síntomas en felinos y perros:
Enrojecimiento, lamido de patas, rascado, sacudidas de cabeza, síntomas respiratorios como tos, sibilancias o estornudos, picor en la piel.
Complicaciones del sistema digestivo, como vómitos o diarrea.
Además, los dueños de las mascotas pueden notar pérdida de pelo, cambios en el color de la piel y formación de costras. En raras ocasiones, las alergias graves pueden provocar anafilaxia. Si su mascota tiene dificultades para respirar, busque atención médica inmediata. Esto puede ser mortal.

Deben realizarse raspados de piel con regularidad para evaluar la presencia de ácaros y la eficacia del tratamiento. Los casos crónicos a largo plazo pueden requerir un tratamiento farmacológico continuo. Cuando los ácaros ya no sean visibles, el veterinario continuará el tratamiento durante varias semanas.

Una vez identificada la causa, el tratamiento es sencillo. Pueden suministrarse antibióticos, antifúngicos o medicamentos tópicos para erradicar los ácaros y los piojos y suelen ser bastante eficaces en un periodo relativamente corto. Es fundamental retirar y desechar la ropa de cama y limpiar a fondo la jaula o el hábitat, prestando especial atención a las esquinas. Mientras la piel siga siendo sensible, debe utilizarse la ropa de cama más blanda y que produzca menos polvo, y cambiarla con frecuencia para evitar que la cobaya permanezca en condiciones de humedad.

You May Also Like